Cómo es una sesión

En una sesión normal de Medicina China, en primer lugar recojo información de manera absolutamente confidencial sobre el paciente: datos personales, enfermedades padecidas, trastornos actuales y otros datos relevantes desde el punto de vista de la medicina china. También observo por regla general la lengua y el pulso del paciente para confirmar el síndrome. Una vez definido éste, elijo los puntos adecuados para su tratamiento y con el paciente estirado en la camilla, después de esterilizar con alcohol la zona a tratar, los punturo con unas agujas especiales, del grosor de un cabello, esterilizadas y de un solo uso, que después del tratamiento son desechadas para su incineración. El paciente permanece entre 20 minutos y media hora en la camilla; y durante este tiempo me gusta incluir técnicas de Terapia Craneosacral y Reiki, ya que las terapias energéticas combinan a la perfección entre ellas y evita la necesidad de pagar dos veces por un tratamiento que se puede hacer en una sola sesión.
Al terminar, el paciente suele sentirse mucho más relajado y la gran mayoría es capaz de tener un sueño reparador durante toda la semana siguiente.